Saluda

Queridos hermanos en Cristo, paz y bien a todos:

Me dirijo a ustedes, como Hermano Mayor de esta Hermandad, en primer lugar para ponerme a vuestra entera disposición, desde el espíritu evangélico del servicio y el amor fraterno. Además, quiero trasladaros la ilusión y el entusiasmo que toda la Junta de Gobierno tenemos desde la hora que nos presentaremos para trabajar y mejorar nuestra Hermandad, durante estos próximos años, en las medidas de nuestras posibilidades y de las dificultades que se puedan presentar.

Esta ilusión se traduce, materialmente, en una serie de proyectos que queremos desarrollar durante este mandato para engrandecer, aún más, a nuestra Hermandad y que, sin duda, sería imposible realizar sin la ayuda de todos nuestros hermanos y devotos. La fuerza que nos mueve y nos impulsa es el amor hacia nuestros Amantísimos Titulares que, como todos sabemos, son camino de evangelización e imagen de la Verdad que es Cristo, real y sustancialmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Por ello, el culto a Nuestros Titulares ha de ser una prioridad en nuestra labor, sobre todo el fomento y la promoción del culto a Jesús Sacramentado, Primer Titular de Nuestra Hermandad.

Para atender óptimamente esta finalidad de culto, nuestra Hermandad necesita acometer diferentes proyectos de restauración, mejora y enriquecimiento de nuestro patrimonio artístico, que iremos desarrollando a lo largo del mandato. El patrimonio de la Hermandad es nuestra responsabilidad y, como Junta de Gobierno, tenemos la obligación y el deber de mantenerlo y cuidarlo. Tenemos una Hermandad con una riqueza patrimonial envidiable, cuya historia se remonta a más de 500 años atrás y todos los hermanos somos herederos de estos bienes, así como deudores de dejarlos en manos de las futuras generaciones, en óptimas condiciones.

A esta prioridad cultual y patrimonial se le añade los otros dos pilares fundamentales de todas las hermandades, como asociación pública de fieles: la Caridad y la Formación. Junto al Culto, son la base y la motivación de nuestras finalidades, nuestras actividades y nuestros proyectos. Y así, vamos a intentar llevarlo a cabo, de modo que esta Junta de Gobierno tiene como proyecto fundamental la atención y la asistencia a los hermanos más necesitados, no solo en las carestías materiales y económicas, sino también formativas y humanas, de modo que se promueva la dignidad integral que toda persona merece, según nuestros valores evangélicos. De esta manera, por el mandato fraterno de Cristo de amor al prójimo, nos comprometemos a la formación y la promoción de nuestros hermanos, para que todos crezcamos realmente como una comunidad fraterna, una comunidad de participación y de integración personal.

Finalmente, deciros que este proyecto de Hermandad, que puede parecer ambicioso, no podría llegar a buen término sin la ayuda de todos ustedes. La integración y participación de los hermanos en las actividades y cultos de la Hermandad es vital para el sostenimiento y avance de la misma.

¡Os necesitamos a todos! ¡Todos somos la Hermandad!

Un saludo fraterno.

José Manuel Rodríguez Malpartida.

Hermano Mayor.